16 de febrero de 2017

El hijo de Neptuno


  • Autor: Rick Riordan
  • Saga: Heroes del Olimpo
  • Nº de páginas: 464 págs.
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editorial: MONTENA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788415580713





TRES AMIGOS.
UNA MISIÓN DE LOCOS.
Y UN ENEMIGO CON PODERES SOBREHUMANOS.


¿A qué juegan los dioses del Olimpo? Gaia, la madre Tierra, está despertando a un ejército de monstruos para acabar con la humanidad... y ellos se entretienen mareando a los semidioses, los únicos que pueden derrotar sus perversos planes.

Ahora han mandado a Percy al campamento Júpiter casi sin recuerdos y con la inquietante sensación de que él, el griego, es el enemigo. Por suerte, contará con el apoyo de Hazel, una chica nacida hace más de ochenta años, y de Frank, un muchacho que todavía no sabe muy bien cuáles son sus poderes (ni si los tiene).

Juntos deberán emprender una peligrosa expedición para liberar a Tánatos, el dios de la muerte, de las garras de un gigante...


- Libros de la Saga -


- La marca de Atenea
- La casa de Hades
 - La sangre del Olimpo



Hace unos días hice la reseña de El Héroe Perdido, el primero de esta nueva saga. Había leído el libro hacía dos o tres meses, y quise reseñarlo para poder después dar mi opinión sobre este.

El libro se inicia con la llegada de Percy Jackson al campamento Júpiter, ocho meses después de donde dejamos el primer libro. Percy no tiene apenas recuerdos (al igual que Jason, si recordáis): tan solo un nombre y un rostro: los de Annabeth. Sabe que es una persona muy importante para él.


















Siete semidioses responderán al llamado.
Bajo la tormenta o el fuego el mundo debe caer...
Un juramento que mantener con un último aliento.
Y los enemigos en armas ante las puertas de la muerte






La llegada de Percy al campamento trae de visita a dos dioses muy importantes que dejarán más que claro que Percy es quien puede solucionar el grave problema al que se enfrentan los semidioses: Tánatos, el dios de la muerte, ha sido encarcelado, lo que impide que ningún monstruo muera por completo. Siempre regresan.

Pero Percy no estará solo. Le acompañarán dos semidioses que le han salvado la vida nada más llegar: Hazel, una jovencita que debe tener el aspecto de una chica de 14 años a pesar de haber vivido en los cuarenta; y Frank, un chico grande, torpe y entrañable cuyo padre divino aun no le ha reconocido. Juntos tendrán que dirigirse a las tierras más peligrosas que pueden existir para un semidiós: Alaska, el norte, tan alejado de la mano de los dioses que no podrán contar con su ayuda. 

La trama nos muestra, al igual que en El Héroe Perdido, el rescate de un dios liderado por semidioses aventureros que anteponen su seguridad para salvar al Campamento Júpiter de las garras de un gran ejército. Su fracaso podría suponer el fin de todos los tiempos, y es algo que los tres personajes tienen en mente constantemente.

En este caso, Riordan nos muestra el lado romano de la mitología: dioses romanos mucho más comprometidos con sus héroes, un nuevo campamento con costumbres distintas, nuevas creencias, nuevos enemigos...

Nos volvemos a encontrar con Percy de protagonista. Sin embargo, ha supuesto, desde mi punto de vista, una pequeña decepción. Estaba acostumbrada al Percy que nos narraba los libros en primera persona con muchos toques de humor e ironía. Aquí, en cambio, parece ser que nuestro semidiós tiene tantas preocupaciones en mente que no tiene tiempo para bromas (alguna hay, vale). Entiendo que esté angustiado por su falta de memoria y el inminente destino lleno de desgracias que le depara el Hado. Pero creo que Riordan a perdido la personalidad de Percy en este libro sin importar la persona narrativa en que esté escrita la historia, algo que podría haber evitado.



Tú también volverás, Hazel -insistió él-. No vamos a permitir que te pase nada. Eres demasiado valiosa para mí, para el campamento y, sobre todo, para Frank.



Este error lo compensa un poco con los otros dos maravillosos protagonistas que nos presenta. Hazel resulta ser una protagonista refrescante y original, que va encontrando su fuerza a lo largo del libro. Frank resulta ser un personaje con una fuerza interior (y exterior) que son desconocidas para él. Además, nos presenta una visión de la guerra y el deber muy filosófica, algo totalmente nuevo en la narrativa juvenil de Riordan, pero muy acertado.

Este libro es como un vaso refrescante: me encanta como Riordan nos presenta la vida romana y sus costumbres. Con toques de humor, muchos problemas y reflexiones interiores sorprendentes, el autor supera su anterior obra (EHP) con creces.




No te pierdas ninguna de las actualizaciones y noticias del blog, agregándolo en FacebookTwitterGoogle + y el Canal de Youtube. Y si tienes cualquier duda no dudes en usar el formulario que encontraras a la derecha.

7 comentarios:

  1. Hola!!
    No suelo leer mucho este género, pero gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Leí esta saga un año después de haber leído Percy Jackson y la verdad que me gustó mucho, adoro la capacidad que tiene Riordan para mezclar culturas con la época actual.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Tengo pendiente todos los libros de Riordan por lo que espero poder leer alguno de sus libros durante este año jaja
    Gracias por la reseña, un beso ^^
    PD: Ya tienes una nueva seguidora *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, realmente es un don, esa forma de llevar reliquias mitológicas al día de hoy es genial.
      ¡Muchas gracias! :*

      Eliminar
  4. Ya hace años que acabé ambas sagas y me han gustado mucho.

    Me quedo por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar